Crisis hídrica: estado desembolsa millones en soluciones parche.

Dos cifras que son inversamente proporcionales; mientras los números acerca de la disponibilidad de agua para consumo humano caen estrepitosamente, por la otra vereda sube el gasto de dinero en que el estado ha incurrido para enfrentar este problema.

En este sentido, el uso de camiones aljibes es una de las principales herramientas que se ha utilizado, pero que sólo en lo que va de este 2022, ha producido un desembolso de más de 10 mil millones de pesos.

En este sentido, el académico del departamento de Ingeniería Civil y Ambiental en la Escuela de Minas de Colorado, Estados Unidos y miembro del Programa Hidrológico Intergubernamental de la Unesco, Pablo García-Chevesich, señala que por más de una década los hidrólogos nacionales y extranjeros han advertido que “los últimos gobiernos han basado su sistema de gestión del agua en soluciones parche (camiones aljibe, embalses, recarga de napas, etc.), más que soluciones permanentes. La advertencia ha sido clara: Chile se seca rápidamente y ya no podemos depender ni de la lluvia ni de los ríos”.

Explica que lo grave que sucede en Chile es que “estamos dentro del grupo de países que gestiona su agua con horizontes de trabajo negativo (-10 -20 años). Es decir, estamos trabajando hoy en problemas que debimos haber anticipado hace más de una década. Si lo hubiésemos hecho, no estaríamos en la situación en la que nos encontramos”.

Y que si hace “10 años se hubiese anticipado lo que sucede hoy, no se hubiese otorgado la cantidad descomunal de derechos de aprovechamiento de aguas que existen hoy; y tendríamos desaladoras sustentables a lo largo de gran parte del país, y nos habríamos independizado del clima, como lo están haciendo más de 170 países”.

Al ser preguntado por cifras oficiales, explica que si se hubiese escuchado a la ciencia, sería muy distinto, “con una gran inversión inicial y valores mínimos en los años restantes”.

Al mismo tiempo, dicha inversión inicial nos tendría sin conflictos por el agua, con la pequeña y gran agricultura produciendo cifras inimaginables, y con un país próspero que hubiera servido de ejemplo a seguir. Entonces lamentablemente se ha estado derrochando el agua y los recursos innecesariamente”.

Imágenes: agenciagradual.com